Mezclar materiales es jugar, crear planos y sensaciones, dotando de una narrativa visual y emocional a las imágenes y que brote vida. Empleo los colores que llaman en cada contexto, y los escucho, para averiguar lo que necesitan que sepamos.