Dejarse llevar es una de las maneras de llegar al lugar al que pertenecemos, de descubrir las historias que nos escondemos, y desarrollar aquello que desde la consciencia no somos capaces de tocar. Dejarse llevar empieza a revelarnos nuestra esencia, una verdad.